viernes, 21 de noviembre de 2014

Tres días con gluten: El primer día.

Nota previa: Por razones obvias (ni el estudio está terminado ni yo soy médico) el relato de mi experiencia participando en este estudio no incluirá conclusiones médicas. Solo quiero contar mi experiencia en estos días y cómo me he sentido. 

****************

Bueno, pues ahora sí que sí. 

He sacado dos rebanadas de su paquete y las he pesado: 54 gr. En la bolsa pone que pesan 35 gr. cada una, pero ya veo que no, claro que son las más pequeñas del principio.

Han ido directamente a la tostadora y no pienso hacer ninguna floritura con ellas: solo mantequilla.

Café, dos tostadas .... suena bien, pero con el primer bocado llega la primera decepción: ¡¡aire!! El pan me parece aire, sin consistencia. Intento saborearlo y pensar en si lo he echado mucho de menos y si recordaba ese sabor. Sí lo recordaba, pero no lo he echado de menos: no sabe a nada o sabe muy poco. Desde luego, dista mucho de ser algo delicioso. Tengo en casa, no sé, ¿8 clases de harina diferentes? Mis panes saben a todas esas harinas, tiene olor a pan. ¡Están buenos!

Me cuesta comerme las dos tostadas. No como mucho cuando me levanto precisamente por eso, prefiero hacerlo más tarde, pero si tengo que meterme entre pecho y espalda al menos 6 rebanadas de "eso" hasta el mediodía no puedo dejar de hacerlo a primera hora de la mañana.






He tragado como he podido y como tengo que salir, he pesado otras dos rebanadas y las he metido para comerlas a media mañana. Sin nada. Siempre me pilla el toro, así que pienso en comprar algo para acompañarlas luego.

A media mañana no tengo hambre, estoy en la calle y no he tenido oportunidad de comprar "el relleno", así que, me como las dos rebanadas de pan tal cual. ¡Para dentro! Como el que se toma ese cucharada de jarabe o esa ampolla contra el dolor que sabe a rayos, casi sin respirar. Me ha costado, pero me las he comido. 

Con dos rebanadas más comiendo, se acabará el tema.

Hacia la hora de comer, siento que no me cabe un gramo de alimento más en el cuerpo. Me siento completamente llena, empachada, tengo naúseas ... Creo que es una especie de empacho en toda regla y que no voy a ser capaz de terminar la historia, pero llego a casa, me caliento la comida, peso mis dos rebanadas (que por fin superan los 60 gr) y ataco. Mojando en la salsa, trago de agua, trocito por aquí, trocito por allá ... Ha entrado todo.

Se acabó por hoy. Siento alivio.

Paso todo el día como si me hubiera comido una vaca entera. No tengo hambre en toda la tarde y llego a la cena igual. Me siento incapaz de comer nada más y sólo me animo a terminar el día con un yogur.

Mi familia y mis amigos me están preguntado si me encuentro bien. No he tenido que salir corriendo al baño, no he vomitado y no me duele nada. Estoy bien pero deseando irme a la cama. Me siento completamente agotada.

En este punto ya tengo muy claro que esto no me va a gustar y que no me va a resultar fácil. 

Y todavía faltan dos días ...


¿Será mi cuerpo o mi cabeza? ¿Qué opináis?

************************


16 comentarios:

  1. ESQUE TE TENÍAN QUE HABER DADO CROISSANT... yo tampoco echo de menos el pan bimbo, pero esque creo que es lo unico que no echo de menos.. la investigación no la ha preparado un celíaco, desde luego, habria dejado que os dierais un capricho seguro.

    ResponderEliminar
  2. Pues leyendo el comentario de Myryam estoy con ella. Me sorprende que tengas que comer pan bimbo... por favor, pan bimbo¡¡¡ Algo completamente prescindible en la vida de un celiaco.
    Es curioso como te sientes.... hasta mañana¡¡
    MUAKKK

    ResponderEliminar
  3. Mi niño, una vez que me lo contaminaron en un restaurante, no le dio ningún síntoma, excepto cansancio y un ligero dolor de tripita, puede que sea un síntoma de tu "contaminación".
    Yo personalmente, te agradezco infinitamente que te estés sometiendo a este suplicio para que los demás celíacos lo tengan más fácil. Un beso enorme y ánimo!!!

    ResponderEliminar
  4. Es que pan de molde... bufff se las trae! Que suplicio!

    Gracias gracias gracias! por pasar por esto por el bien de todos nosotros!

    Esperamos impacientes el desenlace. Que seguro traera sorpresas

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que son las dos cosas, tu mente y tu cuerpo. Y cuando opino lo hago pensando en mi. Me pongo en tu pellejo y creo que me causaría estrés y agobio comer gluten ahora mismo. Pensaría en cómo me está afectando y no lo disfrutaría del todo. Y respecto al tema físico pues lo mismo. Si llevas tiempo sin comer gluten y te lo metes al cuerpo así... pues supongo que algo tendrá que reaccionar no? Aunque claro tú eres asíntomática... no se... no soy experta pero a pesar de todo es una experiencia para contarla como lo estás haciendo. Como ya te dije en Twitter eres muy valiente. ¡Ánimo! Y diisfruta todo lo que puedas de estos 3 días con gluten. Piensa que es el sueño de todo celiaco!

    ResponderEliminar
  6. Ostín que reacción más curiosa...cansancio!!

    ResponderEliminar
  7. Begoña Herrero Herrero21 noviembre, 2014 18:18

    No me extraña que te sientas empachada. No se cómo será tu horario de desayuno-media mañana- comida, pero yo si me como dos tostadas en el desayuno, a media mañana no tengo hambre y menos de otras dos rebanadas rellenas de lo que sea.
    Mucho ánimo !!! ya estoy esperando el siguiente capítulo...

    ResponderEliminar
  8. Tenias que haber comprado al menos el silueta multicereales y sin bordes. Es mas ligero y entra mejor. Y animo que tu puedes!

    ResponderEliminar
  9. Ánimo!! Primer día superado! Mañana echale chocolate o algo rico para animar ese pan insulso con gluten ;)

    ResponderEliminar
  10. esa sensación de empacho constante... MUCHA FUERZA

    ResponderEliminar
  11. No sé si será cuerpo o mente pero de lo que estoy segura es que estás haciendo algo que a la larga o a la corta será una gran contribución al colectivo celíaco así que te lo agradezco de corazón!

    ResponderEliminar
  12. No sé si ha llegado mi comentario... Por si acaso lo repito: que mucho ánimo y que te admiro muchísimo! Muchas gracias por lo que estás haciendo por todos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por ser tan solidaria y valiente! Aunque tiene lógica, es una faena lo del pan de molde. Me encanta el estilo de tus entradas.

    ResponderEliminar
  14. Vaya chasco, Pan de molde durante tres días y encima te sientes mal. Me parece más físico que psicológico, son molestias habituales ante contaminación involuntaria en personas asintomáticas, aunque bueno, sustituir tus panes artesanos por eso que venden en bolsa y que no añoras algo influirá... Muy alejado de ese apetecible plan inicial de tres días anti-glutenfree... Me sorprende que no te lo explicasen con detalle antes de enrolarte en esta "locura", parecía que ese era el plan, comer lo que se quiera.. Animo!!! Creo que yo no hubiese seguido, nunca me gustó el pan de molde...

    ResponderEliminar
  15. Qué paradoja... ansiamos comer gluten y lo idealizamos. Al final, te lo has comido como quien se toma una pastilla, bueno peor porque hay medicamentos que están ricos.
    La próxima vez, al menos llevate una bolsita de mayonesa.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...