lunes, 21 de abril de 2014

Semana Santa y una pequeña sorpresa.

¡¡Hola!! He vuelto de mi retiro. He desconectado estos días a tope: ¡¡no facebook, no twitter, no mail, no blog!! Y ¿sabéis qué? Pues que tampoco lo he echado de menos, así que no debo de ser un caso tan perdido.

Del sitio de mi recreo, me traigo diez días de relax donde sólo ha llovido uno, dónde he salido a correr, me ha dado el sol, he comido torrijas, potajes, leche frita y bacalao como manda la tradición y he tomado el aperitivo en alguno de los cinco bares donde ya nos ofrecen cerveza apta.

Además, me he traído dos invitaciones para dos bodas que me apetecen muchísimo porque son de dos personas a las que quiero. En una de ellas ya sabía que andaban cuadrando un menú para los seis celiacos que somos en la familia y no me he preocupado en absoluto por explicar nada porque la hermana de la novia también es del clan.

En la otra, junto con la invitación, nos encontramos una pequeña sorpresa: una nota con unas cuantas cosas que los novios quieren tener en cuenta para su fiesta, entre ellas, esta:




Así da gusto. Nunca antes me habían dado una nota así ¿y a vosotros?


jueves, 10 de abril de 2014

Celiacos por el Mundo: Montpellier (Francia)

Francia es, seguramente, uno de los países más visitados por españoles (por cercanía, supongo) y dónde más obstáculos y desinformación encontramos para seguir nuestra dieta sin gluten. La mayoría de los que hemos ido coincidimos en ello, aunque todos nos hemos apañado como hemos podido y, por supuesto, hemos disfrutado de nuestros viajes.

Ahora Francia y el gluten van de la mano en la actualidad, y nos cuenta la prensa que su nuevo Primer Ministro ha pedido que se elimine el gluten de la cocina de su residencia oficial. ¿Servirá para que cambien un poco las cosas? Desde luego la palabra "gluten" ya debe sonar en las cabezas de todos los franceses. Y eso, tal y como está la cosa, no parece poco.

Casualidades de la vida, este jueves tocaba Francia en "Celiacos por el Mundo" y la experiencia de Xavier que también me lo ha puesto muy fácil redactando cómo ha sido su experiencia viviendo allí unos meses por trabajo.

Os dejo con él.


*************************


Me llamo Xavier, soy de Barcelona y tengo ya 38 años. Hace dos años y medio fui diagnosticado de enfermedad celíaca debido a unas anemias incomprensibles que resultaron en una celiaquía, ignorada por mí, en un estado muy avanzado. Como muchos, tuve mi momento de duelo (qué duro dejar el pan, qué duro prescindir de la cerveza) pero me gusta cocinar y no he tenido mayor problema en adaptarme.

Debido a temas laborales, residí en la bellísima ciudad de Montpellier, en Francia, de julio a diciembre del año 2013. Pensaba que en Francia no habría muchos problemas pero hubo más de una sorpresa. Ah, como curiosidad, coincidí en la oficina con dos compañeros intolerantes al gluten, aunque no celíacos. Y, algo que me sorprendió: No se conoce la enfermedad celíaca como aquí, sino que todo el mundo está agrupado bajo el concepto “intolerante al gluten”. De hecho, la asociación francesa es “Asociación de Intolerantes al Gluten” (Adfiag).



Empecemos por lo bueno. Existen productos específicos en todos los supermercados grandes.

No hay problema en Auchan, Carrefour o Casino. A notar que Auchan tiene productos diferentes que Alcampo en España y Carrefour tiene muchos que son los mismos. Los hipermercados Casino son los que tienen mayor gama.  Además, existe una verdadera cultura de tiendas con productos ecológicos (llamadas “Bio”) donde encontrar harinas, panes, galletas o ciertos ingredientes certificados sin gluten es muy fácil. En noviembre, el Carrefour al que solía ir incluyó un nuevo pan de molde “fresco” (en realidad descongelado) en tres variantes que era simplemente excelente. Pero, en promedio, hay lo mismo que en un hipermercado de Barcelona.

Entre los productos específicos fáciles de encontrar están los de Schär y los de Gerblé (algunos los encuentro en Barcelona). Las marcas “blancas” son correctísimas. El pan de Auchan está bastante bueno y los productos de Casino sin gluten son muy ricos. A notar que los precios son ligeramente más caros que en Barcelona pero como en Italia, los celíacos diagnosticados tienen derecho a un reembolso, aunque no es mucho: 45,73€ para mayores de 10 años y 33,54€. Podéis ver la información aquí.



Lo que sí que me extrañó muchísimo es que los productos “normales” no están certificados sin gluten. Por ejemplo: una salsa de tomate para una cena rápida, un paté (ojito que usan pan rallado en las versiones caseras), un yogur de sabores (¿lo habrán hecho al lado del de müesli que lleva avena?)… Yo, que soy algo temerario, no tuve mayores problemas (aunque preguntaba a mis compañeros primero) con cosas que no declaraban nada. También miraba por el móvil si había gluten en ciertos productos preparados y, más o menos, me apañé y nunca tuve ningún problema con comida comprada en el supermercado. En general, recomiendan que se consuman productos de denominación de origen controlada (AOC) como quesos, porque allí se controlan los ingredientes de manera seria.

Os contaré que al final llevaba a mis compañeros intolerantes al gluten un par de bolsas por semana de galletas, platos preparados certificados sin gluten y golosinas, que allí casi no hay certificadas sin gluten. Y yo bajaba harinas “raras” o polenta y probaba galletas que no hay en casa.

La cosa cambia en la restauración. Y eso depende mucho de la ciudad y del sitio al que vayas. Como norma general, no tienen ni idea de qué lleva gluten y no. No hay consciencia alguna al respecto. En cada ciudad hay sitios específicos, incluso encontré una web con información sin actualizar. Pero, por lo general, sólo encontré dos cadenas en varias ciudades que controlan bien el tema, una es Buffallo Grill. Sé que en París y en Lyon hay más variedad pero en el sureste, la cosa está floja.

En un restaurante normal y corriente cerca de mi oficina manipulaban bien la comida y nunca había problemas de contaminación cruzada (Brasserie Garçon, en el CC. Grand Sud) pero me contaminaron dos veces en restaurantes donde juraron y perjuraron que no había contaminación cruzada. Una vez fue en el centro, con una pechuga de pollo a la plancha con ensalada y otra vez en un sitio donde servían “Moules+Frites” (sí, ya sabemos comer patatas fritas con mejillones a la marinera es algo belga). Estuve enfermo dos días.





En conclusión: ¿Visitar Francia? Sí, por supuesto. Id a un hipermercado grande o una tienda Bio y comprad los productos locales sin gluten que son muy buenos. En cuanto a productos no específicos, los quesos y los embutidos de denominación de origen (excepto patés y platos preparados).  Tened muchísimo cuidado en restaurantes y, sobre todo, disfrutad del vino. Es más barato que en España y es excelente.



¡Gracias Xavier por contarnos tu experiencia!  

¿Alguien en la sala que también sus anécdotas francesas?

miércoles, 2 de abril de 2014

Club de Lectura: Ni de Eva ni de Adán.


Sinopsis extraída de Casa del Libro.


Un año antes de la temporada infernal en una empresa nipona vivida en Estupor y temblores, Amélie Nothomb se sube en Tokio a la montaña rusa de una hilarante educación sentimental en brazos del muy delgado y muy oriental Rinri. Amélie, decidida a aprender japonés enseñando francés a los autóctonos, conoce a Rinri en un bar.Pero, pocos días después, la relación entre maestra y alumno dará paso a una hermosa historia de amor. 

****************

Me engancho al Club de Lectura con la segunda obra que han propuesto. Espero mantenerme y poder seguir participando, aunque, ya sabéis, mis obligaciones de estudiante me llevan a otros libros por temporadas.

Creo que mi opinión del libro va a ser muy breve y concisa: No me ha gustado.

¡Ojo! Que es una opinión personalísima, porque yo soy de gustos ya de perro viejo y lo noto en que tengo implantadas algunas cosas en mi cabeza que me cuesta cambiar. Algunos lo llamarían manías. Puede ser. Nunca me ha atraído Oriente y mi desinterés se va agravando. Por más que leo, no entiendo.

Lo que se supone una historia de amor, y esto ya no tiene que ver con Oriente ni Occidente, sino con la escritura, no lo veo. No consigo percibir ese amor, al menos en la protagonista. 

Las escenas y paisajes, tampoco me llenan y algunas escenas del libro (¡esa subida a las montañas!), sin más: no me las creo.

Pero que estoy encantada de haber participado con su lectura ¿eh?, aunque este, para qué negarlo, no es mi libro.


lunes, 31 de marzo de 2014

Pan de molde

¡¡Buenos días!! ¿Qué tal el fin de semana? El mío ha sido de gladiadora del hogar y muy cocinillas. Al menos en lo que a pan se refiere, creo que no tendré que hacer ni comprar el resto de la semana. 

El pan que publico hoy es una variación de mi pan básico con la panificadora que ya publiqué hace tiempo y al que voy cambiando algún tipo de harina, añado ingredientes o, como en este caso, lo termino en el horno en vez de en la panificadora. 

Lo he hecho en un molde de aluminio de este estilo. Con este molde, y dado que el aluminio no alcanza la misma temperatura que otros materiales, se obtiene un pan con corteza blanda. La verdadera corteza de pan de molde.


Otro cambio importante es que he dividido la masa en dos partes. Se pueden hornear a la vez y tenemos así dos panes que podemos consumir o congelar para consumir después: entero, en rodajas o partido por la mitad.





Ingredientes:


  • 150 ml. de leche (puede ser sin lactosa).
  • 250 ml. de agua templada.
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva.
  • 1 cucharada de vinagre.
  • 1 cucharada de miel o una cucharada de azúcar invertida.
  • 1 cucharadita (postre) de sal.
  • 400 gr. de harina Proceli (o marca blanca de Carrefour o El Corte Inglés)
  • 40 gr. de harina de arroz.
  • 40 gr. de harina de trigo sarraceno.
  • 20 gr. de harina de garbanzo.
  • 8 gr. de levadura fresca de panadería 



Elaboración:


  • Mezclar en un bol los líquidos: leche, agua, miel (o azúcar invertida) y aceite.
  • Cubrir los líquidos con la harina y terminar echando la levadura fresca desmenuzada por encima de ésta.
  • Amasar muy bien. 10-12 minutos hasta que todos los ingredientes estén muy bien ligados y no se vean grumos.
  • Dejar levar durante una hora.
  • Amasar un minuto para sacar el aire.
  • Meter en un molde engrasado o cubierto con papel de hornear.
  • Dejar que doble su volumen dentro del molde.
  • Precalentar el horno a 180-200º y hornear durante unos 40 minutos.
  • Sacar del molde y dejar enfriar en una rejilla.


Espero que os guste y que os animéis a probarlo porque merece la pena. Tiene una textura y un sabor deliciosos que pasa el filtro de los glutaneros también.

Además de ser fácil (sólo hay que respetar bien los tiempos), admite variaciones (en los 100 gr. que no son proceli) y podéis jugar con las harinas que tengáis en casa  hasta encontrar el sabor que a vosotros más os guste.

En lo que a pan de molde se refiere, yo no me la juego y esta es mi receta básica desde hace mucho tiempo.

Más vale lo malo conocido ...

¿O no?

jueves, 27 de marzo de 2014

Celiacos por el mundo: New York City (USA)


¡¡Hola otra vez!! Seguimos nuestra vuelta al mundo sin gluten. Hoy con una invitada de lujo y muy implicada con todo lo que rodea a los celiacos. Desde Nueva York, y poniéndonos los dientes largos (al menos a mí porque es mi viaje soñado), Erin Smith nos cuenta cómo se vive en esta gran ciudad una vida sin gluten.



Os dejo con ella y con su novio que ha tenido la amabilidad de hacernos de intérprete en nuestro cruce de correos castellano-inglés, inglés-castellano.


Erin Smith inicio su blog Gluten-Free Fun en el 2007 escribiendo sobre el estilo de vida de personas que comen sin gluten. En el 2011 lanzo su sitio web Gluten-FreeGlobetrotter para fomentar a los celiacos a viajar sin miedo a enfermarse y llevando una dieta sin gluten. Erin también es la lider organizadora del NYCCeliac Disease Meetup group, una agrupación social de celiacos que ha crecido a 1750 miembros en los 8 años que ella la ha dirigido.

Erin fue diagnosticada con la enfermedad celiaca en 1981, por lo que ha llevado una dieta sin gluten casi toda su vida. Esto le ha permitido tener una perspectiva unica sobre crecer en una comunidad libre de gluten. Su hermana también ha sido diagnosticada como celiaca, por lo que es parte de su vida familiar. A ella le apasiona compartir sus experiencias y su expertise con los demás. Erin nació en Long Island, Nueva York y ha vivido en la ciudad de Nueva York 10 años.


¿Qué productos o harinas puedes encontrar allí para cocinar en tu día a día? ¿Cuáles utilizas? 

Erin: Utilizo productos que son naturalmente sin gluten, muchos vegetales, pollo, carne de res, arroz, quinoa, etc. Productos sin gluten uso de la marca Glutino, Schar y Udi’s (pan).



¿Dónde se pueden adquirir productos sin gluten? Tiendas especializadas, supermercados … (puedes dar nombres y marcas)

Erin: Whole Foods markets y Trader’s Joes son cadenas de supermercados a nivel nacional que tienen una amplia variedad de alimentos sin gluten. En la ciudad de Nueva York también se puede n encontrar productos sin gluten en Fairway y Westerly Market. En tiendas pequeñas es posible encontrar productos sin gluten, menos variedad que las anteriores pero la oferta esta creciendo. 


Qué marcas sin gluten encuentras en el mercado? ¿Cuál es para ti la de mejor calidad o que mejores productos tiene?

Erin: Como lo mencione antes, Glutino, Schar y Udi’s son buenas marcas con buena calidad. Las primeras dos tienen una amplia variedad de productos, desde galletas hasta pasta, pretzels, pan, etc. La marca San-J de inspiración asiática produce salsas para cocinar (salsa de cacahuete tailandés, tamari sin gluten). Bob’s Redmill tiene una gran variedad de harinas para repostería.  



¿Puedes comer fuera de casa? ¿Existen sitios certificados o donde lo puedas hacer con seguridad?

Erin: Si, como fuera de casa muy a menudo en Nueva York. Hay muchos restaurantes que tienen menús sin gluten, y su personal tiene conocimiento de como se debe de cocinar y servir para la clientela sin gluten. Hay dos organizaciones nacionales que certifican restaurantes para la comunidad sin gluten. GFRAP (Gluten Free Restaurant Awareness Program) y GREATKitchens (via National Foundation for Celiac Awareness). En la ciudad de Nueva York mis restaurantes favoritos incluyen Rissoteria, Pala, S’Mac y Rosa Mexicano. El personal de estos restaurantes saben mucho sobre sin gluten y como con mucha seguridad ahí.



La población en general, tu entorno personal o laboral ¿Conoce el tema? 

Erin; En mi opinión hay mucho mas conocimiento ahora que hace 5 años porque ahora el ser sin gluten es una moda relacionada con la salud. Pero la mayoría de la gente no sabe acerca de los celiacos. 

¿Qué conoces de la situación de los celiacos en España? ¿Crees que es mejor o peor que la que tenéis allí?

Erin; Creo que en el aspecto del etiquetado de los productos la UE esta mas adelantada que aquí. El US FDA paso leyes este 2013 para reforzar el etiquetado de productos sin gluten haciéndolo mas estricto, introduciendo la norma para productos sin gluten solo con menos de 20 ppm de gluten. Esta nueva ley va a aplicarse este 2014



¿Qué recomendaciones le harías a alguien que fuera a visitar tu país y tenga que seguir una dieta sin gluten?

Erin; La recomendación que tengo es que hay que hacer un poco de investigación sobre restaurantes antes de viajar. También recomiendo usar mi mapa. Algo que puede ser muy útil es tener a la mano una tarjeta en ingles sobre lo que puedes o no comer, así el personal de los restaurantes va a saber que hacer. Algo que me ha funcionado muy bien es hablar con el gerente del restaurante y ser muy amigable con ella/el. 



¡¡Muchísimas gracias Erin!! Ojalá algún día pueda cumplir mi sueño de visitaros.

Y a vosotros ¿qué os parece? ¿os gustaría también visitar NY? ¿Lo conocéis ya?

martes, 25 de marzo de 2014

Curso pan sin gluten 23-3-14.

El pasado domingo fue el taller que os había comentado que íbamos a hacer en Free Cake Alcalá. Un taller de pan sin gluten para aprender el proceso básico del pan y corregir esos pequeños fallos que cometemos a veces. A veces estamos cometiendo un pequeño error y solos, en casa, no lo vemos.

El taller se organizó con dos objetivos: que todos las asistentes se fueran a casa con la certeza de que podrían hacerlo solas y que nos lo pasáramos bien.

El proyecto partió de África y Alicia y contaron conmigo para hacerlo realidad. por lo que les estaré siempre muy agradecida. 

¡Chicas! Vuestro local es encantador y os deseo todos los éxitos del mundo. Os lo merecéis.



Trabajar con gente joven, alegre, colaboradora y en equipo, es siempre un placer. Hemos trabajado mano a mano y con muchísima ilusión y creo que eso se ha reflejado en el resultado final.

Y ahora os cuento como fue la cosa ¿no?

Empezamos con un mini-desayuno que nos preparon en Free Cake. Esos mini cupcakes, son un bocadito ... ¡hmm!


Pero no podíamos entretenernos porque había mucho que hacer y cuatro horas se pasan volando.

Alumnas aplicadas ...


... y muy atentas.



Que rápido pasaron a la acción y a poner en práctica unos consejitos previos. Una pequeña demostración ... 


.. y acción!



A meter las manos en la masa.



¿Sabéis qué miramos aquí? No estamos pidiendo nada al cielo. ¡¡Estamos mirando como fermentan nuestros panes, que los habíamos puesto en las alturas, en el sitio más cálido del local!





Aquí nadie estuvo quieto un momento. Había que amasar, levar, formar, esperar, hornear ...



Así que de aburrirnos, ¡¡ni mijita!!


También nos dio tiempo a contarnos un poco nuestras cositas de celiacas o mamás de celiaco.


Y a disfrutar del espectáculo de 10 panes como 10 soles que fueron los primeros que salieron del horno.


Y a catar un par. Uno de ellos tuneado.


Pero tengo que decir que si me tengo que quedar con algún momento de este domingo por la mañana es con una cosa por encima de todas las demás: las caras de las asistentes cuando veían sus panes, hechos por ellas, con sus manitas. 

Ese momento, no lo voy a olvidar nunca.

Os doy las gracias por hacerlo tan fácil, por haber confiado en mí para empezar vuestros pinitos en el mundo del pan sin gluten y por haberme hecho disfrutarlo tanto.

Por cierto, nos ha gustado tanto la experiencia que pensamos repetir.

¿Te apuntas?

lunes, 17 de marzo de 2014

Sin gluten: Pan de soda inrlandés (Soda Bread)

Hoy es San Patricio (Saint Patrick's Day), patrón de Irlanda. Un día que muchos conocemos nada más porque será el tema del "writting" o del "listening" de las clases de inglés de nuestros hijos. Pero ¿qué mejor día entonces para publicar esta receta típica irlandesa?

¿Y qué mejor receta de pan que una que necesita una harina floja con poco gluten? Eso nos facilita el trabajo y nuestras harinas sin gluten funcionan muy bien para esta receta. Siempre sale y no hay sorpresas. He hecho pruebas con varias harinas y en esta ocasión me quedo con Schär. Aunque sabemos que tiene tendencia a endurecer antes en otras recetas, en este caso cualquiera de las que usemos tendrá una vida similar y ganará mucho en sabor y también en apariencia con esta harina. Este pan me lo recomendó una maestra: Manoli de la Pastelería Milola un día que lancé mi grito desesperado en facebook al ponerme a hacer pan y encontrarme que no tenía levadura.

Seguí las indicaciones de la receta glutanera publicada en Directo al Paladar y sustituí, como siempre, el tipo de harinas y la cantidad de líquido. Es muy sencilla y nos puede solucionar un imprevisto porque en cuestión de una hora lo tendremos. Se recomienda comer recién hecho (recordad que no lleva levadura y eso acorta su vida) pero si nos sobra, tostado está muy bueno también.

Me parece un pan que va perfecto con fiambres y patés, para un picoteo.


Ingredientes:

  • 250 gr. de harina Mix-B (Pan) de Schär.
  • 25 gr. de harina de garbanzo
  • 25 gr. de harina de trigo sarraceno.
  • 300 ml de buttermilk (300 ml de leche + 1 cucharada de zumo de limón).
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Sal


Elaboración:

  • Preparamos en primer lugar la buttermilk añadiendo el zumo de limón a la leche, removiendo bien y dejándolo reposar unos 15 minutos. Obtendremos una especie de leche cortada (como un yogur muy líquido o una leche más densa con grumitos).
  • Amasamos después juntos todos los ingredientes. La masa será, como siempre, un poco pegajosa, pero una vez amasado (unos 5 minutos) podremos darle forma con las manos mojadas o ayudándonos de un poco de harina de arroz.
  • Le damos forma de pan redondo, hacemos un corte en cruz en la parte superior, ponemos en una bandeja un poco engrasada o con papel de horno y cocemos en el horno fuerte (yo a unos 200º) durante 30 minutos aproximadamente.
  • Dejamos enfriar sobre una rejilla .... ¡¡Y listo para comer!!



Y hablando de panes, aprovecho para recordaros que este domingo se impartiré un taller de pan sin gluten en Free Cake de Alcalá. ¡¡Ya casi no quedan plazas!!

Si os interesa, os dejo los datos para solicitar la información.



¡¡Feliz semana a todos!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...