lunes, 12 de enero de 2015

Cómo hacer una lasaña sin cocer la pasta


Un poco tardío pero ¡¡feliz año a todos!!

Hoy vuelta al blog para publicar algo que seguramente muchos ya sabéis pero que estoy segura de que otros muchos no y es un truco muy práctico para hacer una lasaña en la mitad de tiempo del normal.

¿Qué es lo que de verdad incordia a la hora de hacerla? Para mí, cocer la pasta. Si a eso le sumamos que nuestra pasta sin gluten puede ser más quebradiza, se pegan las placas unas a otras al cocerlas y se rompen al sacarlas y despegarlas, se te poner una mala leche ... Con el dineral que cuestan y con el tiempo que inviertes, lo mínimo que esperas es hacer algo decente y sufriendo lo menos posible. Y eso es lo que hago ahora, ahora ni sufro ... ¡ni cuezo la pasta!!

Preparo el relleno, hago una buena cantidad de bechamel (al menos litro y medio para una lasaña del tamaño de la foto, que tiene una base con tres placas de pasta), engraso un poco el molde para que no se pegue la pasta ... 



... y capa de pasta 

Capa de relleno

Capa de bechamel

Repetimos:

Pasta

Relleno

Bechamel 

Las veces que el molde nos permita o nos dé el relleno

Terminamos con pasta

Cubrimos con la bechamel que nos queda ...





... y lo dejamos enfriar antes de meterlo en la nevera bien tapado para que no se reseque. Al día siguiente o, por ejemplo de la mañana a la noche para cenar (también he probado), las placas se habrán hidratad bien con la bechamel y el relleno y sólo necesitamos que terminen de cocer en el horno. 

Añadimos queso si nos gusta.

Ponemos nuestro horno a una temperatura moderada (unos 170º) durante media hora y después le damos un golpe para gratinar. 



 Y lista nuestra lasaña! Y sin horas de elaboración.

¿Vosotros lo hacéis así o cocéis la pasta antes?

13 comentarios:

  1. Feliz año guapa¡¡¡
    Pues mira, acabas de darme la solución porque en casa siempre nos ha encantado la lasagna y desde que somos celiacos, las veces que he intentado hacerla siempre se me rompían la placas y era un desastre. Así que la próxima vez lo haré "a tu manera".
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. ¡Curioso! ¿No coincidimos en el orden? Mi bandeja siempre comienza con una capa de bechamel, placa de lasaña, carne, placa y bechamel. Hago un libro vamos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la receta, probaré a ver que tal sale.

    ResponderEliminar
  4. Apuntado queda!!!!
    Una gran idea!!!
    Bss
    Pilar

    ResponderEliminar
  5. Jolín Nuria, que pinta tiene!!!!.Con tu permiso y aunque yo solo me dedico a la repostería, la voy a hacer y la cuelgo en mi blog, con la debida mención del tuyo. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. gracias como siempre por hacernos la vida mas facil

    ResponderEliminar
  7. yo lo cocia hasta que me lo contastes!

    ResponderEliminar
  8. Genial!! Porque lo de cocerlas es un aburrimiento. Y si no hay placas por calabacín o berenjena previo paso por el micro y musaka rica, rica.

    ResponderEliminar
  9. Que buena idea!! Tengo dos cajas de placa de lasaña muriéndose de aburrimiento en la despensa. Cada vez que las veo, miro para otro lado y hago de no verlas. Total por no cocer la pasta.
    Gracias por compartir tus trucos.

    ResponderEliminar
  10. Me parece una solución genial . Pero no se queda dura la pasta?

    ResponderEliminar
  11. Nuria, me parece una idea genial, sin duda la probaré! Muchas gracias por compartirla!
    Besotes Yolanda.

    ResponderEliminar
  12. Eres una maga!!!!....mil gracias!!!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...