martes, 25 de junio de 2013

De cómo mi vida social me tiene abducida y cómo como.

Viernes. He quedado con un amigo que prepara su tesis doctoral para participar en un grupo de debate. Mi misión en esta historia no es más que dejar patente mi nulo conocimiento, habilidad o interés por el bricolage. Me han puesto en el grupo de los tontos con otros tontos como yo. Nos reímos mucho. Lo pasamos bien. 

Comida: En la cafetería de profesores de la facultad me han atendido genial, me han explicado que suelen cocinar con maizena y como ese día no lo habían hecho me han preparado un segundo fuera de menú a precio de menú.

Aunque ... lo mismo nos podíamos haber unido a la barbacoa que tenían allí montada en las mismísimas instalaciones de la facultad.



Sábado: Es la fiesta del colegio. Fiesta por la mañana, fiesta por la tarde, padres animados, mejores amigas del instituto que llevan a sus hijos al mismo cole que tú.

Comida: ¡Todos a McDonalds!.

Cena: Terracita del barrio. Ensaladita, un algo a la plancha. Salir del paso, llevarte algo a la boca, pero con quien tú quieres.


Domingo:

He quedado con mis más mejores amigas porque tengo que contarles una cosa. No paramos de rajar en 6 horas. 

Comida: Nos damos un pequeño homenaje y volvemos a Paulino, donde ya supe la última vez que estuve que la señora de la cocina me diría qué platos son o no aptos. He comido brevas a la plancha (muy recomendable), gelatina de tomate con anchoas y un arroz con leche, el primero, que no tiene nada que envidiar al de mi madre.

Copa: Nos hemos visto y deseado para encontrar una terracita en la Castellana. ¿Madrid ya no es lo que era o hay que irse más abajo? Al final hemos terminado aquí




¡¡Y lunes!!. Otra fiesta en el colegio y otra movida: una cena de mamás. No sé cómo me he dejado convencer, pero el caso es que he quedado con ellas. He tenido suerte y han elegido ya el sitio. Me lo dan todo hecho.

Cena: En Pizza Jardín. Me aburren sus dos pizzas y no me gusta que no tengan cerveza.

Copa: Hay quien no se ha dejado llevar por la fiebre del gin-tonic. Sí, todavía la gente se pide un San Francisco. ¡¡Y lima-limón!!


¿Se entiende la ausencia?

¿Adivináis mis planes para hoy?

Y lo más importante, ¿se puede o no se puede salir? ¿te limita o no te limita una dieta fuera de casa?

10 comentarios:

  1. Una dieta con cabeza no limita; pero lo difícil no es hacer la dieta, sino tener la cabeza.
    ...Como tú, querida amiga.
    :)

    ResponderEliminar
  2. Lo sabes llevar estupendamente.
    Hoy toca descansar y dormir, ¿no?

    Yolanda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobredosis de sueño y como nueva! Ya estoy lista para otra marathon como la del finde pasado.

      Eliminar
  3. que estres de vida social!! ahora entiendo porque no fuiste al festival... perdonada!

    pero has demostrado fenomenal que se puede salir, y volver a salir, solo hay que saber adaptarse y pasarselo bien!

    un beso Nuria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adaptarse y tener un poco de cuidado y ganas, muchas ganas.

      Eliminar
  4. Oye, pues muy gastronómico todo.

    Yo esta semana también ando a tope! Y mañana me voy de PicNic!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Un picnic! Eso es lo que me está faltando a mí este año, comer al aire libre.

      Eliminar
  5. No es el fin del mundo, pero claro que te limita. "Abducida", qué bello nombre para un local glutenfree... Abajo el gintonic, dí que sí, le quedan dos telediarios, en las series americanas ya sale todios bebiendo vodka. Yo soy más de licor café, o ron.
    Esa barbacoa... fue debidamente precintada tras informar a Wert, supongo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...