sábado, 12 de noviembre de 2011

Pan facil sin gluten con cuatro harinas

A veces las ganas de trabajar en algo, la idea o la inspiración te llegan de la forma más tonta. Yo la recibí ayer en forma de escapada de unos minutos a la calle, sentándome en el banco del parquecillo a la puerta de la oficina, a la sombra, en manga corta y notando que estaba en la gloria. Hacía la temperatura ideal.

Disfrutamos días inmejorables para los que probamos con el pan. Con estas temperaturas altas pero todavía soportables el proceso de levado se acelera y todo funciona como tiene que ser. No hay grandes esperas en ninguna de las fases y entre y una y otra podemos podemos hacer cualquier cosita rápida.

Sigo con mis mezclas de harinas y prescindiendo de los preparados panificables comerciales. En esta ocasión: cuatro harinas por error. Sí, por error. La cucharada de harina de arroz se me coló al equivocarme de bote (tengo cuatro botes iguales con cuatro harinas diferentes en la encimera de mi cocina: mandioca, arroz, maizena y garbanzo) el resto en sus respectivas bolsas o cajas en un cajón que ya no sabe ni lo que tiene dentro (ni yo tampoco).

Sin mancharme ni tan siquiera las manos, esta es mi prueba de ayer:

Le puse:

- 50 gr. de harina de garbanzo.
- 50 gr. de harina de arroz.
- 50 gr. de almidón dulce de mandioca
- 50 gr. de maizena
- 2 cucharaditas de moka de goma xantana
- 1 sobre de levadura de panadería.
- 200 ml de agua templada.
- 1 cucharadita de azúcar.
- Sal
- Un dedito de agua templada.

Así lo hice:

Mezclamos todas las harinas, la goma y la sal en un bol.

En un vaso alto, ponemos el dedito de agua templada, la cucharadita de azúcar y el sobre de levadura y dejamos espumar hasta que llegue arriba.

Cuando haya subido la espuma, añadimos el agua y la levadura a la harina y mezclamos con una espátatula de silicona, haciendo movimientos en ella como si amasásemos (es muy pegajosa y no se puede coger con las manos). Dejamos reposar tapada con un paño hasta que doble su volumen.

Una vez que haya doblado, volvemos a trabajar con la espátula para sacarle el aire. En una bandeja de horno, ponemos papel de cocina o engramos y con una cuchara vamos echando montoncitos de masa dándole forma de bollitos de pan.

Precalentar el horno a 180º. Mientras, dejar que doblen otra vez su volúmen los panecillos. Meter al horno hasta que estén doraditos (unos 30 minutos).

Lo que salió:

- Corteza crujiente.
- Sabor a pan. Mi jurado particular dijo: "Mamá, hoy exquisito" (No tomar esto al pie de la letra)
- Miga: algo húmeda pero no demasiado compacta.

Cómo se ve:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...